sábado, 23 de abril de 2011

Para penitencia la mía

Imagen sacada de orange.es
Después de más de año y medio en el paro (creo que son ya 20 meses lo que llevo), comprenderán que uno no esté para muchas fiestas. De hecho es que pocos lujos me puedo permitir, por mucha Semana Santa que sea. Así que por esta vez me he quedado en casa y no me he ido de vacaciones a ningún lado, que no está la cosa para muchos gastos.

Ante tal panorama, mi semana de pasión la estoy viviendo con mi señora esposa en nuestro humilde hogar. Tranquilidad y reposo, sobre todo para ella, que tiene la suerte de mantener su puesto de trabajo. Y entre películas bíblicas y romanas y las procesiones que ponen por la tele vamos pasando estos días de devoción o desenfreno, según el caso.

Así que me río yo de toda esa gente que se pone a hacer penitencia por gusto o por una promesa o por lo que sea. Que para cruz, la que yo llevo encima al tener que hacer malabares para pagar la luz, el gas, el agua y demás facturas. Y de milagros no me hablen, que no creo mucho en ellos, aunque bien podría Jesucristo multiplicar los panes y los peces que compro y dividir las deudas que tengo. Por lo tanto, para penitencia, la que estoy yo viviendo. Y para ésta no hay que ponerse ningún capirote ni llevar a hombros a ningún santo, tan sólo hay que armarse de mucha paciencia. Si los cofrades la tienen, que me pasen un poco que a mí se me está agotando ya. Amén.

3 comentarios:

Juan Palomo Sinmiedo dijo...

Haced comentarios que no muerdo ni nada

Gloria dijo...

Tu advertencia de las mordidas me llega tarde, ya te comenté por otro sitio con anterioridad, jajaja.

Pero bueno, vayamos a ello. De lo que cuentas de tu penitencia particular, pues que tienes más razón que un santo, pero tranquilo que dicen los expertos que no hay mal que cien años dure... Tú según dices llevas 2, pues ya sólo te quedan 98, jajaja. ¡Que estoy de broma, eh! que por aquí se malinterpretan muchas cosas. Es que yo opino que las penas con risas son menos penas.

Ya verás como esto también pasará y volverás a estar de curro hasta arriba e incluso te acordarás de estos 2 años sabáticos, aunque hayan sido a la fuerza.

Lo que si no debes es desanimarte, así que vive pensando que lo mejor está por llegar.

Un abrazo, Juan.

Juan Palomo Sinmiedo dijo...

Gracias, Gloria. Se agradecen tus ánimos y espero que me sigas leyendo.

Saludos